viernes, 9 de noviembre de 2012

Cartas al cielo


(Como ya sabéis escribir me relaja, y me lleva a otro universo paralelo donde los personajes son como yo quiero y por una vez sé que papel harán los demás, donde yo puedo dar forma a su carácter y hacer lo que quiera.
Esta es la primera historia larga que escribo y por ello la voy a subir, espero que os guste disfrutéis de Lucy y de mis ideas descabelladas.)

                       Cartas al Cielo

1ª carta



15/5/1985
Hola papá
Hace ya más de dos semana que no estas con nosotras. Hace ya diez semanas que no oigo como te relames la boca cuando terminabas de beber café, como dejabas tus zapatos mojados en el recibidor y cuando nos sentábamos juntos a ver la televisión. Antes podía soñar con que algún día volverías, que harías todo eso de nuevo pero ese sueño se ha convertido en mi peor pesadilla.
He encontrado el valor para salir de la cama, dejar de ahogarme en mis lágrimas y dejar de preguntarme porque tuviste que morir tú. Hoy es la primera vez que dejo el dolor a un lado y decido afrontar la verdad.
Cuando me he mirado en el espejo solo pude ver una cosa, dos marcas violáceas debajo de mis ojos que me oscurecen la cara y me hacen parecer cinco o seis años mayor. Arrugas de cansancio asoman en mis mejillas y en mis pómulos
Bajé hasta la cocina y releí el telegrama que había llegado desde el ejército hacía dos semanas, parecen las típicas cartas que solo se escriben una vez, y lo único que cambia cuando se las envían a cada familia es el nombre del soldado fallecido. Dos días después de que enviaran este telegrama llamaron a la puerta,un enviado de la armada dejó tus últimas pertenencias. No tuve el valor de cogerlas, le pedí al hombre que las dejara encima de la mesa de la cocina, y han estado allí desde entonces. Una placa de cobre, tú uniforme verde, algo que ni a mi ni a mamá nos gustó nunca que llevaras, mientras tú decías que era un enorme honor poder servir a nuestro país. Todo lo que tú le diste a este país nadie te lo ha devuelto.
 Duele ver como un antiguo profesor de historia pudo cambiar su trabajo por ser soldado en el ejército. Amabas lo libros, la literatura, la paz, sobretodo la paz y la querías traer al mundo por todos los medios, sin importar el mero echo de que para ello podrías morir en el intento.
 Lo último que queda es tu diario, leyendo estás páginas supe que nos echaste menos tanto como nosotras a ti. Lo primero que hice después de revisarlo todo fue encender un fuego y quemarlo todo. Lo último que habías tocado se quemaba, tus últimas pertenencias. Observe las llamas devorarlo todo reduciendo a cenizas cuanto menos estés presente en mis recuerdos mejor.
En el único momento en el que me permitiré pensar en ti será cuando te escriba estas cartas.
La verdad es que yo estoy bien, estoy triste naturalmente, pero no es mi salud la que me preocupa, ni mi soledad, nada referente conmigo. Es con mamá.
 Mamá…
 Cuando le di la noticia de que habías muerto algo en sus ojos se apagó, como cuando te quedas completamente a oscuras en un lugar. Recibió la noticia como un puñetazo en el estómago, me miró a los ojos con esa mirada vacía y se sentó en el salón, en tu sillón favorito.
Y lleva allí desde entonces. 
Cuando la he visto no parece ni siquiera una persona . Esta muy flaca, no ha comido nada menos el caldo que le daba de vez en cuando, se le notan los huesos de todas partes del cuerpo.
Parece que para ella su vida se ha acabado
El dinero se agota, pronto moriremos de hambre. Las vacas no dan leche y las gallinas no tienen fuerzas para poner huevos. No hay nadie quien pueda remediarlo, puesto que tú eras el principal fuente de la familia. Ahora te has ido y…
Me siento muy sola papá no hay nadie quien me ayude, ni que me apoye. He decidido poner fin a esto he decidido afrontar esto como alguien maduro hasta que mamá se recupere. Nos voy a sacar a delante no pienso morirme ni quedarme de brazos cruzados lamentándome por algo pasado, ya he hecho eso estas dos semanas, y he visto toda mi vida pasarme por delante, todos los días que pasaba llorando... No, mi suerte va a cambiar, nuestra suerte va a cambiar y tu podrás leer como.
Cuelgo esta carta desde el cerezo de la colina, nuestro árbol favorito.
Te quiere
Lucy

4 comentarios:

  1. o.O dios que boooonito que booonito! me e enamoradoo!!!!!!! un poco triste pero ¡buaaah genial! es la reostia! me encanta no se que decirte más me has dejado sin palabras yoo...yooo... es tu culpa si quieres que te comente más no me dejes en estado de shok y sin palabras *_*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de verdad:) un apoyo increible

      Eliminar
    2. jajaajaja de nada pero yo solo dije la verdad!

      Eliminar
  2. OwO!!!!
    En serio, eres completamente fabulosa! No hay nada en el relato que sea... Criticable! Mereces un diez desde que te sentaste delante del ordenador, cada una de las letras transmiten mogollón, es... muy especial y sincero. Sabes transimitir en una historia, y eso es esencial. Si no transmites, di adiós a tu sueño.
    GENIAL, NO HAY OTRA PALABRA!

    ResponderEliminar